El Mañana de valles
Bajarán impuesto

Bajarán impuesto


El alto nivel de inflación observado en el país, en 2021 y este año, hará necesario una actualización de los rangos de salarios en los que se aplican las diferentes tarifas del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para personas físicas, lo que disminuiría los pagos nominales que deban realizar algunos contribuyentes.

La Ley del ISR contempla en su artículo 152 que las tasas del impuesto se ajusten cuando la inflación acumulada supera 10 por ciento desde el último mes en que se actualizaron las tablas.

La última vez que se realizó la actualización fue en diciembre del 2020.

Desde entonces y hasta mayo del 2022 -último dato disponible del Inegi- la inflación acumuló ya 10.75 por ciento y para diciembre próximo alcanzaría el 14.83 por ciento, considerando que se cumpla la expectativa de un crecimiento anual de los precios de 6.96 por ciento que arrojó la última encuesta de Citibanamex.

Así, estaría por demás sobrado el requisito de una actualización.

Bernardo Elizondo Ríos, del despacho Adame Elizondo Abogados, señaló que la actualización del ISR se realiza para tomar en cuenta la pérdida real de los ingresos de las personas físicas.

Por ejemplo, explicó, una persona que el próximo año siga ganando lo mismo en términos nominales en realidad ya habrá perdido capacidad adquisitiva y contributiva por el incremento de los precios de su canasta de consumo.

Resaltó la importancia de cambiar la ley para realizar actualizaciones anuales que correspondan a la inflación y no hasta que ésta acumule el 10 por ciento, ya que durante los años en los que no se ajustan las tablas se afecta a los contribuyentes.

"Lo congruente jurídica y económicamente es que se haga una actualización anual para que cada año sea acorde a la inflación del año anterior, porque durante los años en que no se hace estás pagando de una forma desproporcionada que incluso se podría decir que es inconstitucional, porque no se está pagando acorde a la capacidad contributiva", expuso.

Las tasas de ISR oscilan de 1.92 a 35 por ciento por escalones de ingresos de las personas físicas, mientras que las cuotas fijas van de 0 a 101,877 pesos.

Así, al cambiar los límites conforme a la inflación acumulada, algunos contribuyentes podrían bajar a rangos con menores tasas y cuotas.

Por ejemplo, si una persona tiene un ingreso de 12,800 pesos mensuales este año y se le retenía un ISR de 1,313 pesos y su sueldo permanece sin cambio, con la actualización en el 2023 sólo se le retendrían 1,054 pesos, es decir, que tendría una "disminución" en el pago de su impuesto de 259 pesos o 19.8 por ciento.

Top